Zenks! - 27 jun. 2016

Hablamos con Víctor Küppers

Foto Víctor Küppers

Víctor Küppers es conferenciante, formador, escritor, consultor, optimista, padre,… y Zenks!. En esta entrevista, nos habla de la importancia de una buena actitud en la vida y que ha supuesto para él conocer y vivir la filosofía Zenks!, tras la realización de su Plan de Riqueza Personal.

¿Cómo de determinante crees que es la actitud en las cosas que pasan?

Para mí es la clave, tanto en el ámbito profesional como en el personal, también cuenta para ser padre, pareja o hijo. La actitud y la manera de ser es lo que diferencia a los cracks de los chusqueros, a los grandes mediocres.

Los conocimientos y la experiencia son muy importantes, pero la diferencia está en la actitud. El entorno actual es muy complicado y sin duda tiende al desánimo, y ahí está el problema, porque nuestra actitud depende de nuestro ánimo. Somos humanos, permeables al entorno, y por eso muchas personas están desanimadas, desesperadas, desbordadas y por supuesto tenemos derecho a perder el ánimo, faltaría más, hay elementos objetivos en el entorno actual para que así sea, pero tenemos que darnos cuenta que si perdemos el ánimo, lo hemos perdido todo: la ilusión, la pasión, la alegría, la proactividad y la energía para seguir adelante.

Vivimos de nuestro estado de ánimo, es nuestro motor, y si lo perdemos afecta a todos los ámbitos de nuestra vida, tanto al personal como al profesional. No vemos las cosas como son, las vemos según nuestro estado de ánimo. Cuando uno está contento, alegre, feliz, es capaz de sacar sus mejores sentimientos y actitudes y al contrario, cuando uno va desanimado, sin ganas, sin ilusión ni alegría, entonces saca sus peores sentimientos y actitudes.

¿Está en nuestras manos cambiar las cosas?

¡Por supuesto que sí! La buena noticia es que el estado de ánimo no es aleatorio, no depende solo del entorno, eso es irresponsable, también podemos y debemos trabajarlo, tenemos que cuidarlo, básicamente porque lo merecemos. La vida es fantástica cuando uno va alegre y la vida es una mierda cuando uno va hasta las narices de todo. Cada uno tiene que hacerse responsable de su actitud, de su motivación, porque frente a la crisis, los problemas, las preocupaciones, el dolor y las injusticias podemos recurrir a la amabilidad, la solidaridad, la paciencia, la generosidad, la integridad, el compromiso y otras muchas actitudes que podemos elegir libre y responsablemente para ir por la vida con ilusión.

Podemos resignarnos, conformarnos o luchar por vivir con ilusión y alegría. Es verdad que las circunstancias condicionan, es verdad que el entorno influye, pero al final tenemos ese pequeño espacio que nos pertenece a cada uno en el que elegimos la actitud con la que afrontamos las cosas. Elegir nuestra actitud es la gran libertad y responsabilidad que tenemos los seres humanos.

¿Qué es lo más importante de la vida?

A mí me ha influido mucho el trabajo de Stephen Covey y sí un día me hiciera un tatuaje sería de esta frase suya: “Lo más importante en la vida es que lo más importante sea lo más importante“.

Mi opinión personal, que vale muy poco, es que lo más importante es tener una vida que tenga sentido. Cuando uno descubre cual es el sentido de la vida y se tira de cabeza, entonces es feliz, vive de manera apasionada y entusiasta porque le llena. Y una vida con sentido es aquella que se centra en luchar en cada momento para ser la mejor persona que puedes llegar a ser y hacer un poco más felices a las personas que te rodean, primero a tu familia, pero también a todas aquellas personas que se cruzan cada día en nuestras vidas.

Hay demasiadas personas que viven bajo el umbral de la pobreza en términos de cariño, afecto, amabilidad, respeto,… Hay una frase de la Madre Teresa de Calcuta que es la que más me ha marcado y que supone todo un propósito de vida: “que nadie llegue jamás a ti sin que al irse se sienta un poco mejor y más feliz“. Me parece espectacular, práctica, concreta y muy aplicable. Pero el mérito no está en conocerla, el mérito está en la lucha diaria por aplicarla y ahí soy un principiante.

¿Encuentras cambios en la sociedad de antes de la crisis a la actual?

Sí, muchos. La crisis ha tenido consecuencias absolutamente catastróficas para muchas personas. El capitalismo salvaje, la codicia, la avaricia y el egoísmo han provocado unas desigualdades vergonzosas, escandalosas, después de la crisis los que más tienen todavía acumulan más y se han multiplicado dramáticamente las personas que sufren.

Y todo esto está provocando una revolución que creo que es ya imparable, una rebelión justa de los que más sufren, que se ha visto alimentada también por la indiferencia al dolor ajeno que demuestran los más afortunados hacia los más desfavorecidos. Esa es la mayor injusticia, la de mirar para otro lado ante el drama de los demás.

Los que somos afortunados, tenemos la obligación de ayudar a los demás, siempre y en todo lo que podamos. No es labor solo de las administraciones públicas que están desbordadas, es tarea de todos, estamos en esta vida para ayudarnos unos a otros, no vale mirar a otro lado.

Creo personalmente que el futuro nos presenta dos escenarios. El más optimista es que se produzca un relevo de dirigentes políticos y empresariales que pongan a la persona en el centro, que sitúen la economía al servicio de las personas y no al servicio del capital y que aprovechen una rebelión así que hacer que el mundo sea mejor aprovechando que se está contagiando el esfuerzo y la conciencia solidaria de una minoría, que crece la inconformidad ante la injusticia y la desigualdad, que cada vez hay más convencidos de la necesidad de simplificar la vida, de recuperar valores y principios humanos olvidados. Todo eso puede aprovecharse. El escenario más negativo es que los “poderosos” quieren perpetuarse y entonces las personas que sufren, que viven frustradas, desesperadas explotarán y el mundo será un caos. Que 60 personas acumulen la misma riqueza que 3.500 millones de personas, es injusto, indecente, inmoral y al mismo tiempo, insostenible en el tiempo.

¿Cómo de importante es conocerse a uno mismo?

Mucho. Si uno quiere luchar para ser la mejor persona que puede llegar a ser es imprescindible conocerse y saber que podemos mejorar. Pero sobre todo porque cuando uno hace el esfuerzo de conocerse, con humildad, se da cuenta de que la única vida con sentido, en una vida centrada, como comentábamos, en ser mejor persona y hacer más felices a los demás.

¿Y tomar conciencia de las cosas?

Por supuesto, para saber diferenciar lo importante de lo secundario, lo prioritario de lo superficial.

¿Qué es lo que más te gusta de la filosofía Zenks!?

Zenks! me impacto desde el minuto uno. Recuerdo que tenía una reunión con Jaume y luego dos más, anule todo lo que tenía en cuanto empezó a explicarme que era Zenks!. Quedé alucinado, primero por Jaume que trasmite energía positiva y una bondad difíciles de describir, y segundo porque encajaba perfectamente con lo que pienso y hemos comentado anteriormente.

Vivimos en una época en la que todo es para ya y en la que vamos demasiado rápido. Caminamos rápido, conducimos rápido, hablamos rápido, comemos rápido,… Cuando uno corre todo el día, la vida se ve invadida por lo superficial, por lo urgente, por lo intrascendente.

Por eso, ante ese entorno, es muy necesario reivindicar espacios para parar, para pensar, para no ir como pollos sin cabeza por la vida. Pararnos debería permitirnos darnos cuenta de lo que es importante. El estrés, la ansiedad y la depresión nos dominan cuando nuestra vida es descontrolada y sin sentido. Cada uno tiene que encontrar el sentido en su vida y que éste sea la brújula que le ayude a no perder el norte en un entorno de locos y chiflados. Para ello necesitamos momentos de silencio, de pausa, de reflexión,… Eso es Zenks!.

La vida a veces te da golpes durísimos y es cuando te das cuenta de lo que vale la pena y de lo que no, de lo que es importante y de lo que es una chorrada, hasta entones muchos vamos a toda pastilla a ninguna parte. Y eso es Zenks!. Te golpea, te para, te hace reflexionar.

¿Por qué nos apoyas “incondicionalmente”?

Porque ayudáis a las personas a ser más felices. ¡Y mucho! Les ayudáis a dar sentido a sus vidas. Facilitáis esos momentos para pensar, para reflexionar, para parar y reparar, saber lo que uno está haciendo y lo que debería hacer, lo que va menos bien y cómo afrontarlo, la persona que soy y la que debería ser, lo que puedo hacer por los demás. Hay una frase de Tolstói que me gusta mucho que dice, “hay muchos tipos de conocimiento, pero hay uno que es mucho más importante que los demás: el conocimiento de cómo hay que vivir y ese conocimiento, muchas veces, se menosprecia“. Zenks! es esencialmente eso.

¿Qué te pareció la experiencia de hacerte tu Plan de Riqueza?

Bueno, con el “rollo patatero” de las repuestas anteriores creo que he contestado antes, así por suerte podré ser más breve. Me pareció fantástica porque descubrí todo lo que he explicado antes.

¿Por qué recomendarías a las empresas que “regalen” a sus empleados Planes de Riqueza?

Porque la primera Responsabilidad Social de la empresa es cuidar a sus personas, ayudarlas a ser mejores personas y mejores profesionales. Eso es la Responsabilidad Social. Muchas empresas la han entendido como la donación de alimento o la recogida de juguetes, aunque también son acciones sociales, no lo son tanto como la anterior.

¿Por qué recomendarías a los colegios que hicieran Planes de Riqueza a sus estudiantes, profesores y padres?

Por el mismo motivo que a las empresas. Porque su labor es también la de ayudar a los niños a ser mejores y ayudar a hacer felices a las personas que les rodean. Niños con valores son los que harán un futuro mejor porque serán padres, trabajadores, empresarios o políticos con valores. La educación es la esencia del cambio.

¿Qué crees que pasaría si el 1% de las personas, empresas e instituciones fueran Zenks! y estuvieran conectadas para crear riqueza intelectual, social, emocional y material en una ciudad?

Que se cumpliría el escenario optimista que comentaba anteriormente y no el pesimista. Zenks! puede ayudar como catalizar de esta revolución. Por eso estoy enamorado de vuestro proyecto y llevo la “chapa” en mi mochila siempre.

¿Qué más nos puedes contar? ¿En qué andas? ¿Qué proyecto ilusionante tienes entre manos que te tenga a 30.000 vatios?

Aparte de que sigamos disfrutado muchos años de Messi, mi ilusión se centra ahora en saber gestionar el instante para ser día a día mejor cristiano. Para mí el sentido de la vida me lo da Jesús, Dios es el centro de mi vida y tengo claro que estamos en este planeta para hacer de nuestra vida una obra de arte, eligiendo en cada instante nuestra mejor actitud con las circunstancias que nos tocan. Vivida así, la vida es apasionante, brutal.

Zenks! por tu entusiamo y tu ayuda Víctor.