Zenks! - 20 mar. 2015

Imposible es sólo una opinión

imposible

En ocasiones se nos imponen barreras difíciles de superar. Permitimos que las limitaciones que percibimos nos impidan concluir nuestras metas y sueños. Creemos que no podemos llegar a conseguir algo porque nadie lo ha logrado en el pasado, nos convencemos y lo convertimos en una verdad.

Sin embargo, sólo hace falta reemplazar las creencias que nos limitan por otras que nos habilitan y que nos permitan ver el mundo desde una nueva perspectiva.

Un ejemplo de ello, es el logro de Roger Bannister. Durante 100 años, se sostuvo la creencia de que era imposible para un ser humano correr una milla (1,61 km) de distancia en menos de cuatro minutos.

Un joven atleta, de origen Británico, estudiante de Medicina en la Universidad de Oxford, llamado Roger Bannister. El 6 de mayo de 1954, batió por primera vez este récord mundial con un registro de 3:59 minutos, verificando que era posible.

Este joven atleta, se preparo físicamente como cualquier otro atleta comprometido con su objetivo, pero no solo su preparación fue en lo físico, si no también durante sus entrenamientos se visualizó permanentemente y con tanta intensidad emocional que rompía este récord, que entrenó su mente a la par que entrenaba su cuerpo para conseguirlo.

Pero lo más relevante de este logro, es que Roger Bannister, había creado una referencia en la mente humana de que era posible, había creado un precedente de que se podía lograr bajar esa marca de los 4 minutos, y sólo, dos meses después, el corredor australiano John Landy le arrebató su marca. Pero aquí no termina la historia, un año después de que Roger Bannister rompiera la barrera de la milla, en menos de cuatro minutos, otros 37 corredores ya lo habían logrado, otro año más tarde, ya eran más de 300 corredores en todo el mundo los que habían conseguido aquello que antes era imposible.

Una vez Roger lo logró creó en los otros atletas la certidumbre de que ellos podían también lograrlo y así ocurrió.

Lo imposible puede ser posible si tenemos la convicción, disciplina y pasión para lograrlo. Porque lo que conseguimos descansa en gran medida en los muros que inconscientemente hemos construido en nuestra mente.

Zenks!

María García